Plaza de Colón: fracaso, pero menos

El domingo 10 de febrero todos los que nos situamos a la izquierda dábamos palmas de alegría, hasta aplaudíamos con las orejas, y saltos de emoción que nos elevaban en nuestra mermada autoestima como rojerío ¡FRACASO, FRACASO! Leíamos por doquier (tan antiguo como felón) y la sonrisa se nos escapaba tras cada uno de los mensajes ocurrentes que corrían por las redes.

Bien, muy bien.

Tras la tormenta ha llegado la calma y llega el momento en que nos sentamos en el sofá de casa o tras una mesa de bar rodeados de amistades o simplemente con la compañera con la que tomamos el café cada día y nos despertamos a la realidad: Colón fue un fracaso, pero menos.

Toda la derecha, toda sin excepción (incluida la extrema), consiguió hacer de tripas corazón y unirse ante un solo grito: Unidos por España, al más puro estilo de aquellas manifestaciones de los años treinta. Y se unieron, sin fisuras, sin declaraciones contradictorias, sin ningún tipo de dudas.

Mientras, en la izquierda, algunos les bailamos el agua a los procesistas, nos tiramos los trastos a la cabeza y no conseguimos aglutinarnos ni para ir a coger euros.

Nos hemos diluido en dimes y diretes y no somos capaces de hacer llegar un discurso progresista acorde con la constitución que aglutine tanto como el que aglutina el suyo. Pasos vamos dando, pero a veces hacia atrás.

Fracaso, sí, pero ojo avizor.



Àfrica Lorente Castillo
Escriptora

Cada Àtom és una petita reflexió política de Club Còrtum

Si tens interès en rebre els Àtoms regularment, pots donar-te d’alta enviant-nos un correu a noticies@clubcortum.org 



Share

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *