Las “no imágenes” de la pandemia

Se ha hablado mucho de las imágenes de la pandemia, pero no de las “no imágenes”. Desde mi punto de vista, esta crisis no se ha visto reflejada visualmente en su total realidad, hemos visto gráficos, curvas, números y cuatro imágenes claras con lo que al inicio del verano solo nos acordábamos de los balcones y los aplausos a los sanitarios, así como playas con gente, paseos llenos de transeúntes…


Es probable que se me recrimine que no hace falta mostrar lo sucedido con imágenes crudas, (ahora me viene la campaña de tráfico que levantó ampollas en su momento) que no hace falta recrearse en ello. Pues permitidme que piense lo contrario, no se trata de hurgar en heridas, se trata de simplemente enseñarnos la realidad. Vivimos en una sociedad ampliamente anestesiada, y con una preocupante autocensura, en la que nos piden no mostrar la crudeza de determinados sucesos, hoy día la pandemia y hace unos años por ejemplo con los atentados de la Rambla de Barcelona. 


Es por eso que cuando ha salido alguna imágenes de los ataúdes en el Palacio de Hielo de Madrid, la gente se ha llevado las manos a la cabeza preguntándose como podía ser que esa imagen viera la luz. Pues sí, la controversia saltó por mostrar unos ataúdes anónimos… no cuerpos, ataúdes. No se han visto imágenes lo suficientemente, ya no duras, si no que reflejen la realidad y desgracia de la pandemia. Sinceramente creo que entre otras cosas, menos los directamente afectados por ella, pocos saben de la crudeza real de la situación vivida en hospitales y tanatorios.

¿Qué nos hace ser tan hipócritas de querer ver los horrores de Siria, el drama de los refugiados, la famosa instantánea del cuerpo del niño Aylan Kurdi en la playa, y en distintos conflictos en el mundo pero no nuestros muertos?
¿Tan anestesiados estamos que no queremos ver lo que ocurre aquí y sin embargo no nos importa ver la cruda la situación en otros lugares?¿Cuántos de esos que se quejan por las crudas fotos del Palacio de Hielo o el atentado de la Rambla tuitearon o enviaron por Whatsapp tantas otras como las del niño Aylan?

Siempre se ha dicho que es por respeto, pero entonces, ¿no se está tratando con respeto a las víctimas de otros conflictos? Pues permitidme decir que por parte de los fotoperiodistas sí, y que sin esas imágenes no sería posible saber los horrores vividos.

Son muchos los reporteros gráficos que en determinadas situaciones de horror, ante la duda de realizar alguna fotografía, los propios implicados en la desgracia del momento, son los que piden que la hagan, que muestren lo que ocurre, sin anestesia, clara y directamente.

Mientras sigamos anestesiados, no encaremos y miremos directamente a nuestras desgracias, y vetando las imágenes de grandiosos profesionales de este país, no seremos conscientes de la gravedad de la situación, recordaremos curvas, gráficas y números, aplaudiremos en balcones y mientras que vayan viniendo las olas…

Foto: Natascha Chekannikova

Ceci Fimia.
Fotógrafo.
Ig: @fotografimia

Twitter: @MisterFimia

Share

2 respostes a «Las “no imágenes” de la pandemia»

  1. Muy de acuerdo Ceci,
    no mostrar las “fotos” de la pandemía es eludir la realidad y por tanto hacer mas lento y difícil el lograr acuerdos y soluciones. Si se hubiese mostrado por TV el sufrimiento, sentimiento, complejidad y dificultades por las que pasan enfermos y cuerpo médico cuando un infectado por el covid19 entra en el hospital o en el peor de los casos en la UCI, posiblemente políticos y población hubiesen optado por un comportamiento mas resolutivo.

Els comentaris estan tancats.