La perversidad de las mujeres

El Museo Thyssen de Málaga tiene una exposición en estos momentos que se titula: Perversidad. Mujeres fatales en el arte moderno. La comisaria y directora del museo, Lourdes Moreno, en el vídeo de promoción de la misma, nos explica que en el mundo de las bellas artes, la idea de mujer fatal surge en el siglo XIX para focalizarla desde el punto de vista negativo.  Moreno constata que el hecho surge a raíz de las primeras reivindicaciones sociales de las mujeres. Ese modelo de mujer fatal en el arte evoluciona a principios del siglo XX cuando aparecen las mujeres poderosas, independientes y libres que irrumpen en ese mundo como creadoras.

Un amigo me decía que el titulo de la exposición estaba buscado para atraer al publico, dado el morbo que el nombre provoca: perversa, equivalente a mujer fatal. No obstante (sigo con Moreno), la comisaria quiere hacer hincapié en que uno de los significados de perverso es aquel que se propone cambiar el orden establecido y no tanto el de la maldad.

La cuestión es que a la mujer se la ha visto, y una parte de la sociedad la sigue viendo, como el origen de la perdición del hombre. Y, aunque hayamos avanzado, es cierto que muchas mujeres se ven relegadas por los hombres cuando su capacidad de iniciativa parece “atentar” contra el status laboral o social de algunos de ellos.

Los que así actúan no han entendido todavía que cuanto mas libre sea la mujer y más iniciativa se le deje tomar, mejor es la sociedad para todos. Tanto la visión masculina, como la femenina, aportan maneras de hacer y crecer necesarias. La perversidad de las mujeres, en su acepción positiva, es un tanto en el haber de los comunes. La perversidad, en su acepción negativa, es inherente al genero humano, sin distinción entre hombres y mujeres.

Àfrica Lorente Castillo
Escriptora

Cada Àtom és una petita reflexió política de Club Còrtum

Si tens interès en rebre els Àtoms regularment, pots donar-te d’alta enviant-nos un correu a noticies@clubcortum.org 

Share