La banda sonora de la pandemia

Yomequedoencasafestival, 418.000 seguidores en instagram, más de 83 horas de música con 163 artistas, 26.000 seguidores en youtube y ya están haciendo programas musicales por IG Live.

Resistiré, del Duo Dinámico, grabado por más de 30 artistas. Los fondos son para Cáritas. Más de 27.000.000 visualizaciones en youtube desde que se subió, el 1 de abril.

Però a tu lado, todo un himno de Los Secretos, interpretado por la banda con más de 20 artistas. Los fondos van para la campaña #NuestraMejorVictoria, de Cruz Roja. Más de 321.000 visualizaciones en youtube en sólo cinco días.

20 de Abril, de Celtas Cortos, interpretado por la banda junto a varios artistas. Más de 2.580.000 visualizaciones en youtube en 13 días.

Begoña Alberdi. Cada día sale a su balcón a cantar alguna área de ópora para sus vecinos. Y luego las comparte en su facebook. De media, todas tienen más de 300 reproducciones.

Rozalén, concierto en directo en IG Live. Más de 57.000 personas conectadas.

Todos y todas ellas conforman, junto a tantísimos más, la banda sonora de la pandemia. Nos regalan música en directo, regalan su trabajo para recaudar fondos para luchar contra la Covid-19. Su solidaridad y generosidad está en boca de todo el mundo. Nos acompañan y nos ayudan ¡Es de agradecer, y mucho!

Pero creo que ha llegado el momento de aprovechar este tiempo de soledad compartida para ir más allá. Para superar la solidaridad.

Así que, si se pueden hacer conciertos por instagram, facebook y otras plataformas, si se pueden grabar clips a distancia, quizás sea la hora de aprovechar esta coyuntura y usar toda nuestra creatividad colectiva para encontrar nuevos formatos y nuevas formas de negocio musical. Artistas, industria, público y administraciones juntos debemos trabajar para encontrar estos nuevos formatos de distribución, pero también de presentación de discos, de promoción y, por qué no, de conciertos. Somos mediterráneos, ibéricos, sureños, nos gusta el contacto humano, y nada reemplazará la emoción colectiva que se genera en un concierto, ni debe hacerlo, pero si ahora que estamos confinados y confinadas en nuestros hogares estamos aprendiendo a disfrutar también, y remarco el también, de la buena música desde casa, ¿por qué no explorar este camino? ¿Por qué no salas de concierto virtuales en las que compres tu entrada y te den el código para entrar? ¿Por qué no, si los conciertos pueden aceptar sólo un tercio de su aforo, vender también entradas para seguirlo por streaming?

De la misma manera que vemos la tele de otra manera, de la misma forma que el libro en papel y digital conviven, quizás haya llegado el momento de que la música haga el salto y lidere una pequeña gran revolución que supere las plataformas musicales existentes y nos ofrezca nuevas experiencias que acaben conviviendo con las tradicionales.

Creo sinceramente que se abre una oportunidad de negocio, de negocio sí, no lo olvidemos, la música es un trabajo para todos los que viven de ella, y un negocio que da sustento a muchas famílias. Nuevas formas de negocio musical, de ofrecer ese producto que en esos días se nos ha revelado más necesario que nunca. Y como escribía más arriba, abrir nuevos caminos que se sumen a los ya existentes. Renovarse o morir, que dicen, pues ¿mejor renovarse, no?

Sólo es una idea, quizás loca, quizás sin yo saberlo ya explorada y descartada por quiénes saben mucho más, pero ahí lo dejo. Y

 mientras tanto, ¿me ayudáis a crear la banda sonora de la pandemia? Visibilizemos los músicos que están dando lo todo en estos días en esta lista colaborativa que sólo he empezado a esbozar: https://www.youtube.com/playlist?list=PL7fkFdRSiDz6qjlAqhTiHbzBaBqT8aC7A&jct=GzOf4-mi4vs6UX_tJ0mk7Kz3sX–GQ

Porque, como sabiamente dijo Fiedrich Nietzche, la vida sin música sería un error.

Iolanda Pàmies Rimbau
Periodista i escriptora
@iolandapamies

Cada Àtom és una petita reflexió política de Club Còrtum

Share