Firmeza, seguridad, optimismo, orgullo, ilusión y alegría

Quienes estamos implicados políticamente (¿alguien puede no estarlo?) sabemos que nos vienen meses a tope. Trabajar y hacer campaña presupone, como mínimo, una doble jornada laboral sin fin ni fines de semana, y esa campaña electoral va a ser especialmente larga. Lo tengo claro, vamos a llegar al 27 de mayo al límite de la extenuación. Pero a diferencia de otras épocas, afrontamos esas contiendas con firmeza, seguridad, optimismo, orgullo, ilusión y alegría.

Firmeza, seguridad, optimismo, orgullo, ilusión y alegría de saber que estamos en el camino justo, donde tenemos que estar, y que vamos allí donde queremos ir.

Firmeza, seguridad, optimismo, orgullo, ilusión y alegría de saber que la moción de censura a Rajoy fue un acierto en tiempo y forma, que aquel Consejo de Ministros y Ministras que nos fueron presentando cual estrellas de cine nos ha deslumbrado más en estos ocho meses de acción que con lo embobados que ya nos dejó esa aparición y su participación y compromiso con el Gobierno de Pedro Sánchez.
Firmeza, seguridad, optimismo, orgullo, ilusión y alegría porque en ocho meses hemos sentido a flor de piel el cambio de era prometido; se ha hablado mucho de la España en blanco y negro o en color, pero lo que ha ocurrido va más allá. Nunca como ahora me había sentido tan cerca y tan orgullosa de un Gobierno de España, nunca como ahora seguir los debates parlamentarios había sido tan emocionante, porque sí, porque nos han demostrado que otra España es posible, o mejor, nos han demostrado que esa España casposa y retrógrada que quieren vendernos las derechas, ultraderechas e independentistas, tiene más vida en su imaginario colectivo que en la realidad.

Firmeza, seguridad, optimismo, orgullo, ilusión y alegría de ver todas las medidas sociales que se han llevado a cabo en estos ocho meses de Gobierno socialista en España. Algunos ejemplos: la puesta en marcha efectiva del Pacto contra la Violencia Machista; subida de las pensiones del 1,6% desde enero del 2019; subida de al menos el 2,25% de la retribución de 2,5 millones de empleados públicos para el ejercicio 2019; subida del 22,3% del Salario Mínimo Interprofesional, hasta 900 euros desde enero; nuevo bono social eléctrico para familias en riesgo de pobreza energética. Y son sólo algunas.

Firmeza, seguridad, optimismo, orgullo, ilusión y alegría de ver todas las propuestas que estan ya en el tintero socialista, para aplicarlas desde el minuto cero del nuevo mandato. Algunos ejemplos: 220 millones adicionales para medidas contra la violencia de género; pobreza infantil: 25 millones para el programa de protección familiar; aumento de un 60% de la partida de dependencia, hasta 2.231 millones; eliminación del copago farmacéutico para los pensionistas cuya renta sea inferior a 11.200€ y para las personas perceptoras de la prestación económica de la Seguridad Social por hijo o menor a cargo; rebaja de las tasas universitarias para volver a niveles previos al 2012; Plan de Choque de Empleo Juvenil: 670 millones, dentro de un plan de 2.000 millones para el periodo 2019-2021; 137 millones para el Plan 20.000 viviendas. En el tintero de los PGE se han quedado esas y muchas más propuestas sociales. A punto para volver a ver la luz a partir del 28 de abril.

Firmeza, seguridad, optimismo, orgullo, ilusión y alegría, así es como afrontamos ese 28 de abril, y el 26 de mayo también. Con firmeza, seguridad optimismo, orgullo, ilusión y alegría.



Iolanda Pàmies Rimbau
Periodista i escriptora
@iolandapamies

Cada Àtom és una petita reflexió política de Club Còrtum

Si tens interès en rebre els Àtoms regularment, pots donar-te d’alta enviant-nos un correu a noticies@clubcortum.org 



Share