¿Es machista la RAE?

Lo siento, pero tengo la necesidad de empezar a decir las cosas por su nombre y sin complejos. No sé si la RAE es machista, pero lo que sí tengo claro es que el “Informe sobre el lenguaje inclusivo en la Constitución” es claramente machista y tendencioso. Lo reconozco, he tenido la santa paciencia de leerlo enterito, y a cada página, a cada sentencia, me indignaba más y más. Es cierto, el lenguaje es androcéntrico. Normal, se ha creado, y ha evolucionado hasta hoy, en una sociedad androcéntrica, y yo diría machista. Pero la realidad es que el lenguaje evoluciona con esa sociedad que le da vida, porque ¿qué es el lenguaje sin sus hablantes, sino materia muerta e historia pasada?

Creo sinceramente que en el informe de la RAE hay un problema de fondo, parece ignorar que el lenguaje nos dice, que es a través del lenguaje que construimos nuestro mundo, que lo entendemos y nos posicionamos en él, que su componente comunicativo es, también, un componente socializador. Por ello, y porque el lenguaje es vivo, debe adaptarse a la realidad cambiante que vivimos, y eso no significa solamente adoptar los nuevos vocablos necesarios para mencionar las nuevas realidades, también debe adecuar tanto el léxico como la gramática a esa realidad que viene y que ya es.

En el Informe, la RAE reconoce que los hablanttes van por delante de la Academia y que ésta “se limita a ser testigo del empleo colectivo mayoritariamente refrendado por los hablantes, así como a describir estos usos en sus publicaciones.” Bien, entonces ¿si ya a nadie se le ocurre llamar presidente a una presidenta, ¿por qué no lo recoje la Academia? Por ejemplo.

Me preocupa que en el Informe se proponga dos acepciones de lenguaje inclusivo: el que debería mencionar a ambos géneros y el que incluye en el masculino, el femenino. ¿Y cuál es la acepción que utiliza la RAE en todo el texto? Exacto, habla de lenguaje inclusivo para referirse a la segunda acepción, claramente exclusivista. Me parece toda una perversión lingüística, muy en voga entre ciertas formaciones políticas en la actualidad, por cierto.

Me parece tendencioso que desdoblemos Rey y Reina y príncipe y princesa, “mucho más considerando que el próximo Jefe del Estado tendrá previsiblemente sexo femenino”, según escribe la RAE. I más aún cuando más adelante se nos dice que: “Es igualmente esperable que los sustantivos masculinos plurales diputados y senadores aparezcan con elevada frecuencia en la Constitución, siempre con valor inclusivo”. A ver si lo entiendo, tenemos tres vicepresidentas y un vicepresidente y no podemos desdoblar, pero sí rey y reina porque la futura jefa del estado serà previsiblement mujer. ¿Muy científico no parece este argumento, no?

Seguimos. En el informe se hace una comparativa con otras constituciones y se constata que en la mayoría el uso del lenguaje es similar pero que sí se produce un cambio entre la constitución Venezolana de 1999 y la de 2009. ¿Normal, no? Los cambios se están produciendo com más intensidad en los últimos años. En el siglo XX el androcentrismo, y el machismo, campaban a sus anchas, y quienes se atrevían a plantarles cara eran unas valientes que lograron grandes avances, pero no eran aún la mayoría que somos hoy.

Y acabo, aunque podría seguir con todos y cada uno de los “argumentos”. Leemos en el Informe: “La expresión nominal los pasajeros del avión no invisibiliza a las pasajeras ni es irrespetuosa con ellas, sino que las abarca o las incluye, de acuerdo con el sentimiento lingüístico de los hispanohablantes de todo el mundo.” ¿En serio? Pues ese no es mi sentimiento ni el de miles de mujeres que no nos sentimos incluidas en esta expresión ni representadas por un lenguaje que cuando menos, nos ignora.

Decía Virginia Woolf: “La historia de la mayoría de las mujeres está oculta por el silencio o por adornos que equivalen al silencio”. Somos protagonistas de nuestra historia y nadie, nunca más, hablará por nosotras.

Iolanda Pàmies Rimbau
Periodista i escriptora
@iolandapamies

Cada Àtom és una petita reflexió política de Club Còrtum

Share