Economía, pandemia y sostenibilidad

Hay que empezar a transmitir mensajes claros y realistas, aunque puedan desagradar a la ciudadanía y los políticos pierdan apoyos. No puede haber economía si no tenemos una sociedad en la que la pandemia está controlada o si no afrontamos el cambio climático y devenimos sostenibles. Podríamos ir más allá. Es precisamente la lucha contra el cambio climático y contra la pandemia lo que nos aportará actividades y fuentes de inversión, riqueza y empleo para reactivar la economía. Es decir estamos hablando de factores que no son opuestos sino más bien lo contrario: están totalmente entrelazados. En palabras quizás más hirientes: si queremos tener una recuperación económica, antes hemos de parar los pies a la pandemia de la covid19 y ser sostenibles en nuestra actividad económica.

Otra cuestión muy diferente es si fuésemos capaces de solucionar la pandemia (a fecha de hoy no está claro cuándo ni cómo) ¿deberíamos volver a la “antigua normalidad” o no? Cada vez somos más los que pensamos que no. La pandemia nos ha enseñado muchísimas cosas de las que deberíamos aprender. En estos momentos y tras casi un año de devastación progresiva, la ciudadanía, los responsables empresariales y políticos e incluso un gran segmento de la sociedad, ya no hablamos de volver exactamente al mundo que teníamos antes. La experiencia de la covid19 nos hace reflexionar sobre qué echamos de menos, pero también sobre lo que vemos que nos ha dañado y perjudicado hasta el punto de poner en riesgo nuestro futuro como sociedad global.

Nos hemos dado cuenta de que en las ciudades el cielo está más limpio cuando hay menos coches circulando. Hemos visto que no nos tenemos que desplazar tanto a los lugares de trabajo, ni entre países para participar en reuniones que podemos solucionar a través de una videollamada. Y lo que a mí me parece más relevante: hemos confirmado la importancia de los sistemas públicos de salud y de la investigación y el desarrollo tanto pública como privada.

Nadie duda de que lo que nos va a sacar realmente de este mal sueño es la vacuna. Pero la vacuna no cae del cielo por arte de birlibirloque. Las vacunas que están surgiendo para parar la pandemia son muy diferentes entre sí y posiblemente con efectos e indicaciones también diferentes. Sin embargo, aparecen tras el trabajo intenso de investigadores, biólogos, epidemiólogos y también debemos decirlo de las empresas farmacéuticas y su I+D+i. De un modo parecido, las nuevas tecnologías de energía renovable y su almacenamiento o para reciclar los ingentes residuos que producimos, son cruciales para salir del marasmo en el que nos encontramos y aspirar a una vida mejor.

La pandemia nos ha enseñado que no podemos prescindir de los científicos, que tenemos que apoyarlos y que las soluciones no llegan únicamente por la vía privada cuando hablamos de aquellas cuestiones que nos afectan a todos y tienen efectos sistémicos. Espero que tengamos en cuenta esta reflexión también en nuestro comportamiento diario y en el momento de votar. O, en el caso de los políticos, a la hora de definir las prioridades de inversión y gasto.

Pero aún está por ver nuestra reacción. En el breve intervalo entre la primera y la segunda ola de COVID-19 (ya hemos entrado en la tercera al escribir estas líneas) vimos que, en general, volvimos a repetir nuestro comportamiento anterior a la pandemia. No basta con la reflexión, hay que pasar a la acción para que no nos vuelva a ocurrir lo mismo. Hemos visto que los virus no son un producto del azar, son el resultado (en parte), de la destrucción de los ecosistemas, de la superpoblación, de un exceso de movilidad y de consumo. Ha sido esa realidad la que ha favorecido la zoonosis, es decir, el salto del virus de los animales a los humanos. Simplemente, si seguimos a ese ritmo, vamos a acabar con el planeta y nosotros iremos detrás. ¿Llegaremos a tiempo?

Temi Vives Rego

Biòleg i professor honorífic de la Universitat de Barcelona

Cada Àtom és una petita reflexió política de Club Còrtum

Share

Una resposta a «Economía, pandemia y sostenibilidad»

Els comentaris estan tancats.